Las muñecas rusas y Japón: el origen japonés de la matrioska

La muñeca matrioska es un juguete ruso muy famoso en todo el mundo, pero ¿sabías que se pueden determinar los orígenes de la matrioska en Japón? Resulta que la historia ha demostrado que, a finales del siglo XIX, una muñeca de anidación proveniente de Japón había inspirado a unos artistas rusos en un taller de Moscú a crear su propia versión de una muñeca anidada. Se llamó ‘Matryoshka’ del nombre Matryona (que significa madre) y rápidamente se hizo muy popular en el país. No fue hasta un siglo más tarde que ‘Matryoshka’ se hizo internacionalmente conocida después de su exhibición en la Exposición Mundial de París en 1900, donde este juguete recibió el tercer premio llevándose la medalla de bronce del certamen. Desde entonces, ‘Matryoshka’ se convirtió en un símbolo de la cultura popular rusa, y su fama ha llegado hasta nuestros días.

Muñecas de anindacion japonesas expuestas en una vitrina

La primera muñeca rusa se inspiró en un modelo de Japón

La opinión generalizada de que las muñecas rusas son un antiguo juguete ruso nativo y genuino es, lamentablemente, un mito. El primer modelo de matrioska rusa fue tallado y pintado en un taller de juguetes de Moscú en la década de 1890, basado en un modelo que había sido traído de Japón. Este modelo japonés, creado con mucho humor, estaba formado por una gran cantidad de figuras que encajaban unas dentro de las otras, representando al sabio japonés Fukuruma: un anciano calvo que tenía la cabeza inclinada hacia atrás debido a las frecuentes contemplaciones y meditaciones. La primera muñeca de anidación rusa estaba formada por un grupo de niños: ocho muñecas que representaban a niños de diferentes edades, que iban de la más grande, una niña mayor sosteniendo un gallo, hasta un bebé envuelto en pañales, la matrioska más pequeña.

El auge y expansión de las muñecas rusas

Aunque los primeros modelos de este famoso juguete que fueron producidos en Rusia estaban dirigidos a los niños, eran costosos y al final resultaron tener una mayor demanda entre los adultos. A finales del siglo XIX hubo un verdadero auge de la muñeca matrioska. Entonces, en respuesta a la demanda inesperada, empezaron a surgir muchos más fabricantes dispuestos a producir la muñeca. Al cabo de varios años, prácticamente todo Moscú se encontraba decorado con muñecas matrioska. Fue en Sergiev Posad, una ciudad al nordeste de Moscú, donde se acumuló una gran cantidad de artesanos muy experimentados, junto con un excelente material: madera de abedul y cal. Las matrioskas empezaron a producirse a un ritmo vertiginoso, decoradas tanto por personas adultas como por niños en los talleres familiares.

En general, las muñecas rusas representaban a niñas y mujeres, en pinafores y pañuelos de cabeza rusos, llevando una cesta, flores, pan y sal. La muñeca de anidación rusa se hizo muy popular en el extranjero, especialmente en países como Francia y Alemania, y a principios del siglo XX, esta muñeca comenzó a exportarse a otros países en grandes cantidades.

El negocio de las muñecas matrioska  resultó ser tan rentable que pronto aparecieron varios centros de producción de matryoshka, en la ciudad de Semenov, en Nizhegorod gubernia y en el pueblo de Polkhov-Maydan. Además, fue en ese momento cuando comenzaron a aparecer las primeras falsificaciones extranjeras. Varias firmas alemanas esculpieron y pintaron esta clase de muñecas, haciéndolas pasar como rusas.

Nuevas formas de decorar la Matrioska

A pesar del hecho de que estas famosas muñecas rusas puedan aparecer en mil y una formas inesperadas, como esféricas o en forma de cono, en forma de animales o como saleros y pimenteros, las muñecas rusas más populares han sido y siguen siendo las figuras tradicionales, talladas en madera, que imitan el cuerpo femenino. Aparte de la muñeca rusa que representa a mujeres y niñas que son tan populares en el extranjero, los talleres comenzaron a diseñar y a producir matrioskas de carácter histórico (Kutuzov, Napoleón) y más adelante político (Stalin, Lenin o Gorvachov) y literario.

En lo que respecta al número de piezas de estos conjuntos, lo más común y hoy en día la más popular es el conjunto de muñecas rusas compuesta por cinco figuras. Sin embargo, uno puede encontrarse a menudo con matrioskas con tres, siete, diez y quince figuras. Este último no es, por cierto, el máximo. En 1913 se esculpió una matryoshka de 48 piezas. Es cierto que este tipo de muñeca es extremadamente raro, el artesano debe ser extremadamente hábil para producirlo, y por lo tanto la producción en masa de estos conjuntos de muñecas es imposible.

Hace un siglo, en Sergiev Posad y Semenov hacía falta involucrar a familias enteras para que participaran en la decoración de las muñecas. La fábrica de matrioskas, ubicada en la misma zona, resulta ser muy costosa y difícilmente sostenible para el mercado. Cabe desctacar que los juegos de muñecas rusas modernos son mucho menos tóxicos que los de la época soviética, época en la cual se usaban pinturas de anilina, y se tendía a pintar muñecas en gouache. Hoy en día se conservan algunos modelos sin pintar, pero resulta casi imposible entender a primera vista lo que estas muñecas representan, puesto que el paso del tiempo las ha deteriorado considerablemente.

Pintar tu propia matryoshka es una tarea difícil, laboriosa pero gratificante. Incluso si te esfuerzas por copiar una figura existente, inevitablemente resultará diferente, será tu propia muñeca única.  ¿Te animas a intentarlo?

 

Los artículos más populares

Estos son los artículos de matrioska que más han gustado a los visitantes de la web.

Categorías

En nuestra tienda online encontrarás la mejor selección de artículos con muñecas rusas de todo internet. ¿Por que no navegas por alguna de nuestras categorías?

 

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario